RADIO DEL COFRADE

RADIO DEL COFRADE
100% ILICITANA

miércoles, 25 de marzo de 2015

«¡A la gloria de la Pascua, ilicitanos!»

«¡A la gloria de la Pascua, ilicitanos!» Pregón de la Semana Santa de Elche FOTOS FOTOGALERÍA El pregonero, Pablo Ruz, apaga unas velas junto a la escenificación de la Piedad, ayer en el Gran Teatro. / Daniel Madrigal Pablo Ruz realiza en su pregón una exaltación del fervor y las tradiciones de la Semana Santa local La intervención del coordinador de Cultura estuvo acompañada por escenficaciones y saetas, y se cerró con una lluvia de aleluyas en la sala GASPAR MACIÀ ELCHE 22 marzo 2015 La Semana Santa ilicitana llama ya a las puertas y Pablo Ruz Villanueva, coordinador municipal de Cultura y profesor de BACHILLERATO, se las abrió ayer tarde de par en par, con el brillante y dramatizado pregón que pronunció en el Gran Teatro, una exaltación de la pasión, muerte y resurrección de Cristo y de las tradiciones y singularidades ilicitanas de estas celebraciones. COMO viene siendo habitual en los últimos pregones (incluido el del propio Ruz en la Venida de la Virgen), la intervención estuvo acompañada con piezas musicales y la proyección de imágenes, así como la presencia de personajes en el escenario. Ruz inició su pregón declamando los 'silencios' junto a la escenificación de la Piedad rodeada de cirios, que el pregonero fue apagando HASTA que el escenario quedó a oscuras, en un ambiente de introspección y recogimiento que marcó toda su intervención. Siguió la INTERPRETACIÓN de una saeta desde un palco. El pregonero habló profusa y apasionadamente de Elche, donde «cada primavera ocurre un milagro indescriptible. Un milagro que hace que ese lugar que tanto fascinara a los viajeros que hasta él llegaban se convierta, por unas horas, en la misma Jerusalén celeste pero en la tierra... Un vergel inmenso de exuberancia prodigiosa, tocado por la mano de Dios y de su Madre; una ciudad, una ciudad de luz y huertos y cúpulas y torres y huertas y veredas... y agua y dátiles y granados y almendros y esparto y mar y sierra y jazmín y albahaca». Tras describir la triunfal entrada, rodeado de palmeras y de palmas blancas, de «Dios mismo a lomos de un pobre pollino», y un NUEVOrecitado, el escenario volvió a quedar a oscuras para la interpretación de otra saeta. Y siguió Ruz describiendo el sentido y la tradición de la procesión de las Palmas, que constituye «una seña de identidad, una forma de ser, de sentir y de explicárselo a la humanidad entera», acompañado de proyecciones. «Palma de la vida» Tras tomar UNA palma, el pregonero se dirigió al público. «Esta es la palma de la vida, del triunfo, de la esperanza... la palma que condensa en sí misma toda la belleza de este pueblo. Miradla bien: ella misma es Elche». Una ciudad que en primavera, cuando llega la Semana Santa, «deja de ser ella misma PARA ser Jerusalén». Tras la entrada y salida al escenario del Ecce Homo con dos sayones, Ruz prosiguió su descripción de los rasgos definitorios de las celebraciones pasionales ilicitanas. Así, habló del «indescriptible sentimiento que embarga el alma» ante «la nacarada belleza de la Amargura en su palio de filigrana», «la elocuente silueta del Cristo de la Agonía», «los ojos del Señor del Lavatorio», «la rotunda belleza salzillesca del Señor de la Conversión de la mujer Samaritana» o «la expresividad estética del Ecce Homo». Menciones a la Señora del Mayor Dolor, Señor del Gran Poder, Reina de la Victoria, la Estrella y la Esperanza, el Perdón... en una poética descripción de los sentimientos y devociones que despiertan en sus respectivas procesiones. Sobre la INTERPRETACIÓN a cargo de la banda Unión Musical de Benejúzar, Ruz prosiguió su recorrido por las distintas imágenes y procesiones: Verónica, Madre Desolada, el Nazareno, la Dolorosa -«tus lágrimas son las lágrimas de todas las madres que sufren»-, el Señor de la Fe, el Cristo Misericordioso... NUEVA saeta y sobre el escenario se ilumina tenuamente el Calvario con Jesús en la cruz. «Mirad a Jesús Nazareno, mirad al Señor de los Cielos... Déjame ser pregonero de la gloria de tu Reino, y ser poeta del alma, ser tu poeta, Maestro», declamaba el pregonero en ferviente súplica. Referencias a «la asombrosa procesión del Cristet», el Señor del Amor, la Reina de la CARIDAD y a la Trencà del Guió. Nueva bajada del telón... y llegó la aurora de la resurrección, con el «gozo que se desborda, que se derrama, que se expande y que sube al cielo en forma de millones de colores que manifiestan, como nosotros, los ilicitanos, decimos: ¡Aleluya!», al tiempo que una lluvia de aleluyas caía sobre el patio de butacas. Ruz cerró su intervención CON vivas a la Mare de Déu -«gozosa, llena de alegría por la resurrección de su Hijo»-, a María Santísima y al Cristo Resucitado. «¡A la gloria de la Pascua, ilicitanos!», concluyó. Los asistentes, que llenaban la sala, premiaron el intenso y fervoroso pregón con una gran ovación. Al INICIO intervino el presidente de la Junta Mayor, Francisco Javier García Mora, y se realizó la entrega de distinciones a los cargos de honor. El discurso de la alcaldesa, Mercedes Alonso, cerró el acto. (NOTICIA Y FOTO PUBLICADA POR EL DIARIO LA VERDAD)

No hay comentarios:

Publicar un comentario